" Una civilización literaria no se construye a base de lecturas, sino de relecturas; quizá hasta una civilización a secas.[...]Releer es esa alianza discorde, reencontrar, reconocer y descubrir a la vez; encontrar lo que la lectura anterior o incluso alguna otra lectura no nos había revelado. El libro releído nos ofrece algo que ninguna lectura, por precisa que sea, podía darnos"./Giorgio Manganelli, 1990

viernes, 24 de octubre de 2008

HONORÉ DAUMIER Y LA SOCIEDAD FRANCESA entre... 1808 y 1879





En Boadilla del Monte, la Fundación Banco de Santander ha organizado una exposición sobre Honoré DAUMIER en el bicentenario de su nacimiento. El artista francés (1808-1879) está representado por 125 obras,entre óleos, dibujos, grabados y litografías que ponen de manifiesto su importancia en la historia del arte por el estilo vigoroso, conciso y expresivo y la fluidez con que se mueve entre la poesía y el sarcasmo.
Su intensidad plástica explica la influencia que ejercerá sobre la generación siguiente: Manet, Degas, Toulouse-Lautrec y más tarde en los fauves y expresionistas alemanes (Nolde, Ensor...). Baudelaire ya había situado a Daumier junto a Ingres y Delacroix,y pudo apreciar cómo le valoraban los artistas contemporáneos, pero no hubiera podido predecir que su influencia llegaría hasta Soutine y Picasso... 
Las obras de este marsellés evidencian sus preocupaciones sociales:la polarización abismal de la sociedad en que vivía,entre la abundancia de unos pocos y la necesidad generalizada; las novedades tecnológicas que transformaban el vivir en favor también de esos mismos; la política,la banca, la justicia, inoperantes,insaciables, corruptas.
El periodo histórico que le tocó no carecía de interés:la vuelta de la monarquía, el asentamiento de la revolución industrial,los aires revolucionarios de los años 20,las revoluciones de 1830, y de 1848,La II república y el II Imperio, la Guerra Francoprusiana y la Comuna de París...y, paralelamente, la definitiva desmembración de Polonia, la creación de los Estados Alemán e Italiano, y así hasta hasta 1879 en que murió.


                                    Los políticos y la justicia...



La monarquía de julio...

1831.Luis Felipe de Orleans,el rey burgués, representado como Gargantúa,

el glotón personaje de Rabelais.Este dibujo satírico publicado en Caricature le costó seis meses de prisión a Daumier -más tarde tuvo los mismos problemas con Napoleón III-, Luis Felipe había subido al trono en 1830 y tuvo que abdicar en la Revolución de 1848. Fue una época de expansión económica, casi hasta el final del reinado, con el asentamiento de la revolución industrial, de gran prosperidad para la burguesía y pobreza de las clases populares.Esas brutales diferencias , que se prolongaron a lo largo del siglo fueron causas importantes de que el hervor revolucionario se mantuviera;Daumier las refleja como un caústico,mordaz, expresivo y profundo cronista.


Doumier escultor.(Abajo) Practicó la escultura, un medio que utilizó para elaborar una serie de bustos satíricos, a menudo muy crueles,de "próceres" sociales.Entre ellos se encuentran:
1.-1833, François Guizot.Escultura caricatura del Historiador y ministro de Luis Felipe, cuyo lema " Enriqueceos" fue aplaudida por la burguesía mercantil.
2.-1833,Charles Philipou. Director de los periódicos satíricos Caricature y Charivari en los que colaboró Daumier.




Después de una vida de golfillo en 1822 fue alumno de Alexandre Lenoir que le inculcó el respeto por los maestros antiguos, Tiziano y Rubens sobre todo, a los que copiaba en el Louvre. Ese fue su verdadero aprendizaje, pero él aportaba un gran talento para el dibujo y el pensamiento plástico sintético que requiere la caricatura.
Atacó sin piedad con feroz espíritu satírico y con el mismo ímpetu con que Don Quijote, otro tema habitual de su pintura, se lanzaba sobre los molinos de viento, las lacras que hacían de a la sociedad francesa de la época radicalmente desigual e injusta. Tuvo por ello una vida incierta y llena de privaciones y aunque los intelectuales de la época admiraban su genialidad no fue comprendido por la mayor parte de los franceses.En 1878, un año antes de su muerte, la galería Durand-Ruel hizo una exposición con su obra, pero a pesar de las opiniones elogiosas de Baudelaire y otros intelectuales y artistas ,fue ignorado por la mayoría.


                                                      1842. Trabajadores nocturnos.

                                                              1849-52. Ecce Homo. ól/lz



                                                                1860. La lavandera.


                                                       La insurrección. 1852-58 ól/lz


                                                   El vagón de tercera. 1860, ól/lz




Sus óleos, tecnica a la que se dedicó más en la última parte de su vida a medida que su vista empeoraba, dejan imágenes , que ya no se olvidan; tanto se trate de una escena religiosa cuyo misticismo inmediato y sugerente traspasa la piel, como una escena de género que en realidad es de crítica social,Lavandera, o esa escena cargada de ímpetu revolucionario de La insurrección, inspirada en los movimientos incendiarios que atravesaron el siglo hasta la Comuna.En El Vagon de tercera, el reciente ferrocarril transporta a un grupo de gentes pobres,aisladas y ensimismadas.

Estas imágenes, como antes sus dibujos y caricaturas, permanecen en la retina por su fuerza y simplicidad, no se podía conseguir mayor expresión con menos elementos, y porque como dice el historiador del arte H.W.JANSON,Daumier expresa la condición humana "con una simpatía dignos de Rembrandt, cuya obra reverenciaba".

Fue el único artista romántico que no se sustrajo a la realidad circundante y que no pretendió idealizarla, sino hacerla más viva, aún, más inmediata y palpitante a través del arte.







**********************************************

No hay comentarios: