" Una civilización literaria no se construye a base de lecturas, sino de relecturas; quizá hasta una civilización a secas.[...]Releer es esa alianza discorde, reencontrar, reconocer y descubrir a la vez; encontrar lo que la lectura anterior o incluso alguna otra lectura no nos había revelado. El libro releído nos ofrece algo que ninguna lectura, por precisa que sea, podía darnos"./Giorgio Manganelli, 1990

lunes, 29 de diciembre de 2008

Música para Helicópteros

.




Hay estudios científicos que muestran, estadísticamente,que la música no sólo influye en los estados de ánimo -que la música amansa las fieras  se sabía- sino que además puede ser cardiosaludable. Los ha hecho la Universidad de Maryland y en ellos se ha demostrado que escuchar media hora diaria de música mejora la circulación sanguínea a cualquier edad y a largo plazo. Michel Miller, responsable del estudio, explica que escuchar música activa la segregación de óxido nítrico en el flujo sanguineo lo que hace bajar la tasa de colesterol (malo) en sangre. En el estudio  se comprobó que en los voluntarios que escucharon música que encontraron agradable el diámetro de sus venas crecía hasta un 26 por ciento.

Miller defiende que la música escuchada debe ser según los gustos de cada persona pero habla de efectos diversos según el tipo de música. Algunos consiguen que las venas se contraigan, son músicas más irritantes como el heavy metal o el rap.

En la Universidad de Brunel centraron los estudios en los diversos efectos según el tipo de música , algunas favorecen la resistencia, la concentración y hacen rendir más.


Finalmente La Universidad de Stanford, California, comprobó que escuchando música del siglo XVIII mejoraba la capacidad de concentración. Hace unos años se habló de piezas de Mozart que conseguían estos efectos como las Sonatas para dos pianos Kegel 576-K310 y K448. Posiblemente sean equivalentes a ciertas obras de Haydn, Haendel, Beethoven y por supuesto Bach.


Pero la música que acompaña esta reseña es la menos apropiada para que las venas se dilaten, aunque seguro que produce una descarga de adrenalina que las recorre como un rayo y las activa.,

Es la música  de Wagner, de la mano de Coppola  en Apolalypse Now :


K.Stockhausen.Helicopter String Quartet .

También el genio extravagante y provocador de la música contemporánea Karlheinz Stockhausen, recientemente desaparecido, imagina y realiza un increible Cuarteto de cuerda para Helicópteros.Se estrenó el 17 de junio de 2007 en el aeropuerto alemán de Braunschweig: cuatro solistas tocando a 700 metros del suelo acompañados por una orquesta desde tierra. Tocaron durante 35 minutos y su imagen y el sonido eran trasmitidos a un hangar del aeródromo donde estaba el público.

Martin Weller, el director de la orquesta declaró poco después que el concierto (la performance musical) había sido un verdadero reto.


Ninguna de las dos es una música cardiosaludable, casi seguro, pero son una oportunidad de contemplar, en un caso, una puesta en escena espectacular y en el otro de "participar" en un asombroso experimento musical. Y siempre se podrá recuperar el ritmo cardiaco oyendo música del XVIII.


....

No hay comentarios: