" Una civilización literaria no se construye a base de lecturas, sino de relecturas; quizá hasta una civilización a secas.[...]Releer es esa alianza discorde, reencontrar, reconocer y descubrir a la vez; encontrar lo que la lectura anterior o incluso alguna otra lectura no nos había revelado. El libro releído nos ofrece algo que ninguna lectura, por precisa que sea, podía darnos"./Giorgio Manganelli, 1990

martes, 12 de agosto de 2008

El escándalo del urinario/"fuente" de Marcel Duchamp, nueva york 1917

"Que el señor Mutt hiciera o no la fuente con sus propias manos carece de importancia. La ELIGIÓ. Cogió un artículo de la vida cotidiana y lo colocó de modo que su significado utilitario desapareciera gracias a un título y a un punto de vista nuevos: creó un pensamiento nuevo para ese objeto".(1)

Y tal vez habría que añadir que el señor Duchamp, que era en realidad el señor Robert Mutt,o al revés, era también un artista de prestigio reconocido. Con su gesto afirma que es el artista el que decide qué es arte y que el arte más que artesanía es una actividad mental. Que el gran artista es siempre un vidente, un precursor, un medium, alguien con una percepción y una sensiblilidad capaces de percibir otras posibilidades de las cosas y del mundo, que la generalidad de la gente no sabe ver.



Duchamp, acompañado de su esposa, juega al ajedrez con el músico John Cage


En 1916 se había fundado en Nueva York la Society of Independent Artists cuyo principal objetivo era organizar exposiciones de artistas de vanguardia, bajo el lema "ni jurado ni premios".Cualquier artista que abonara cinco dólares y uno de inscripción tenía derecho a exponer.

En la exposición de los Independientes de 1917, hubo un pequeño escándalo. Un artista llamado R. Mutt había presentado lo que parecía un urinario ordinario de porcelana blanca. Fue rechazado y como consecuencia de esa falta de libertad Marcel Duchamp, miembro de la organización, dimitió. Sólo unos pocos sabían que R. Mutt era Marcel Duchamp.No era sólo una provocación, un gesto nihilista dadá, ese movimiento tan relacionado con Duchamp. Dadá mismo había nacido captando los mensajes de los nuevos tiempos: la industrialización, las nuevas ideas políticas, el colonialismo y entonces mismo la Primera Guerra Mundial.La vida siempre ha transformado al arte.El Urinario, llamado Fuente para la exposición, era un símbolo de los nuevos tiempos en arte: lo importante no era la artesanía, el arte era sobretodo un proceso mental.

Desnudo bajando una escalera


Realmente a Marcel Duchamp, como tuvo ocasión de demostrar reiteradamente lo que de verdad le gustaba era jugar al ajedrez.Había sido un pintor respetado y su Desnudo bajando una escalera de 1912, era considerado un icono de la vanguardia, con su utilización tan original de principios geométicos del cubismo y del dinamismo del movimiento futurista.Había inventado la idea de ready-made, objetos fabricados que se transformaban en arte al descontextualizarles y dotarles de un pensamiento nuevo (como el Urinario). Y tambien le gustaba jugar, simplemente, como demuestra con su "alter ego", Rrose Selavy . Y experimentar,siempre, hasta el final, más allá de todo,como se ve en El gran vídrio.
El gran vídrio

Después de "el escándalo del urinario", ya se ha recordado en otra ocasión cómo surgió la pregunta de ¿pero ésto es arte? y su consecuencia ,entonces ¿qué es el arte? y cómo esas preguntas fueron, en parte, un motor para el arte contemporáneo. (Curiosamente Leonardo ya había planteado la importancia para el arte de la actividad mental con su conocida frase :"la pittura è cosa mentale", aunque por motivos muy diferentes.)


En los ojos azules de Duchamp refulgía el genio, la capacidad de inventar,de crear ideas, sin ninguna arrogancia, sin ninguna pedantería, sin ninguna ambición material,con una gran elegancia, lo necesario para vivir, sencillamente. Su figura, fundamental, sobre todo para el arte de la segunda mitad del siglo XX, no ha parado de crecer.



(1) Citado en: Calvin.T.:Duchamp. Anagrama.
*****